cocinar recetas veganas con proteinas

3 recetas veganas con altas proteínas

A pesar de lo que piensa la mayoría de la gente, la receta vegana puede aportar al organismo un alto contenido de proteínas. La naturaleza es un sistema inteligente que nos proporciona todos los nutrientes necesarios para un correcto desarrollo y funcionamiento del cuerpo y la mente.

Hoy te proponemos 3 ejemplos de recetas veganas con los que dotar a tu cuerpo de una alta dosis de proteínas vegetales y grasas saludables.

El espíritu vegano implica buscar alternativas a la alimentación tradicional y recuperar la identidad del ser humano alejándose de las costumbres modernas que tanto daño causan a la naturaleza.

Ensalada de garbanzos y quinoa

Comenzamos con un plato sencillo al alcance de cualquier persona. Una receta vegana con alto contenido proteico puede ser una rica ensalada de garbanzos y quinoa. Los garbanzos aportan casi 21 gramos de proteína por cada 100 gramos. La quinoa cocida puede aportar cerca de 14 gramos de proteína por cada 100 gramos. La quinoa contiene 16 aminoácidos, de los cuales 8 están categorizados como esenciales para nuestro organismo.

Preparar una ensalada de quinoa y garbanzos es muy fácil. Los garbanzos pueden comprarse ya preparados. La quinoa se cuece entre 15 y 20 minutos. Una ensalada para 1 persona podría llevar 40 o 50 gramos de quinoa y 100 gramos de garbanzos.

Para completar tu ensalada añade entre 50 y 100 gramos de aguacate, tomate seco, espinacas crudas, zumo de limón y aceite de oliva. Por supuesto puedes añadir todo tipo de verduras. Mezcla todo bien en un bol y tendrás un primer plato vegano riquísimo en sabor y proteínas.

Tortilla de calabacines

Seguimos aprovechándonos del alto contenido proteico de los garbanzos para preparar una rica tortilla de calabacines. En esta ocasión utilizaremos la harina de garbanzos, un producto que al mezclarse con agua adquiere una textura similar a la del huevo.

Para preparar una tortilla de calabacines con harina de garbanzos para dos personas debes utilizar 60 gramos de harina y un calabacín grande. En un cuenco mediano depositas la harina y le añades la sal y una cuarta parte de una cucharada de bicarbonato sódico.

A continuación, agregas una cucharada colmada de levadura en copos y las especias que más te gusten. Puedes utilizar cúrcuma, comino, ajo y pimienta negra. Completarás con media cucharada de limón, 120 ml de agua y aceite de oliva virgen extra.

Es la hora de mezclarlo todo bien con unas varillas y generar una masa líquida ligeramente espesa, pero sin grumos. Por otro lado, después de lavar y secar el calabacín lo rallas y lo añades a la mezcla.

El resto de la elaboración es el de la tortilla tradicional. Sartén a fuego controlado y mucho cuidado para que se cocine todo bien y alcance la textura perfecta para servir y disfrutar de una tortilla vegana cargada de proteínas.

Mantequilla de anacardos

Los anacardos son unos frutos secos que cuentan con cerca de 18 gramos de proteína por cada 100 gramos. La mantequilla de anacardos es deliciosa y sus aplicaciones son infinitas. Hacer mantequilla de anacardos es mucho más fácil de lo que te imaginas.

Basta con poner 250 gramos de anacardos en un robot o procesador de alimentos durante dos o tres minutos, parar el robot durante un minuto y repetir la operación unas diez veces. Poco a poco iremos viendo la transformación hasta llegar a una pasta lisa fácil de untar sobre cualquier alimento que se nos ocurra.

¿Te gustaría seguir más recetas 100% vegetales? Sigue nuestro Blog y accede a ellas tanto en la página de VHappy como en las Apps.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *